Lunes
24
Febrero
Occidentes

El 26 de julio de 1942 la muerte lo sorprendió apenas cumplidos sus 41 años. Sufrió un paro cardíaco, tras asistir a un ensayo en el Teatro del Pueblo y votar en las elecciones del Círculo de la Prensa, donde volvió para que lo velaran.

Se cumple el 65 aniversario de la muerte de Roberto Arlt


Roberto Godofredo Christophesen Arlt, hijo de inmigrantes, no superó el tercer grado de la primaria, leyó poco y mal, y escribió con penosas faltas ortográficas; sin embargo, un don natural lo empujó a ser periodista, a acceder a la literatura y a convertirse en uno de los más caros exponentes de la moderna narrativa argentina.

Sus padres -Carlos Arlt, polaco; y Catalina Iobstraibitzer, tirolesa- contribuyeron a enrevesarle el aprendizaje del castellano, hablándole ora en alemán, ora en italiano.

Nunca se llevó bien con su progenitor y esto se trasuntó en sus escritos, donde casi no hay padres, sino viudas matriarcales, y cuando existe, desempeña un papel destructivo para el hijo.

La relación con su madre fue muy distinta: ella guió sus primeras lecturas y le enseñó los versos de Dante y Tasso que había aprendido en su juventud, pero no lo salvó de la miseria.

En algún momento, Arlt confesó: "He cursado la escuela primaria hasta el tercer grado. Me echaron por inútil. Fui alumno de la Escuela de Mecánica de la Armada. Me echaron por inútil".

Como su personaje de "El juguete rabioso", desempeñó desde chico diversos oficios y empleos: librero, aprendiz de hojalatero, mecánico, corredor de artículos varios. A veces concurría a las bibliotecas barriales a leer algunos libros y muchos folletines.

A los 16 años se fue de su casa y a los 20 se casó con una joven de clase media, Carmen Antinucci, quien, como su hermana Lila, murió de tuberculosis, no sin antes darle una hija, Mirta.

La enfermedad de Carmen lo llevó a vivir en las sierras cordobesas y a dilapidar en vagos y fracasados emprendimientos comerciales, los 25.000 pesos de dote que la joven había aportado.

De vuelta a Buenos Aires, Arlt trajo consigo el manuscrito de "El juguete rabioso", escrito en esos años, y un fuerte resentimiento por su matrimonio, la miseria y la falta de trabajo.

Buscando un editor, Arlt se aproximó al ambiente literario del grupo Florida y también al de Boedo, y conoció a Ricardo Güiraldes, quien pulió su texto, le corrigió sus faltas y lo conectó con la Editorial Latina, que en 1926 le publicó "El juguete Rabioso". Ese mismo año apareció "Don Segundo Sombra" y con ambos nació la moderna narrativa argentina.

Muerto Güiraldes, Arlt se dedicó al periodismo: comenzó en Don Goyo, revista humorística dirigida por su amigo Nalé Roxlo; luego fue cronista policial en Crítica, el diario de los Botana.

Finalmente, Alberto Gerchunof le abrió la puerta de El Mundo, donde fue corresponsal en España, en 1935, y también el inolvidable autor de la célebre serie de Aguafuertes porteñas.

En 1929 publicó su segunda novela, "Los siete locos", que obtuvo el tercer premio municipal y le dio nombradía literaria.

Los años 30 lo sorprendieron participando en varias organizaciones de izquierda y entre los opositores a Uriburu.

En 1931 se editó "Los lanzallamas" y al año siguiente, "El amor brujo", última novela de Arlt. Le siguieron dos volúmenes de cuentos: "El jorobadito" (1933) y "El criador de gorilas" (1941).

Entre tanto, conoció a Leónidas Barletta y tomó contacto con el Teatro del Pueblo, por lo que en adelante, la literatura dramática pasó a ser su principal preocupación.

Una tras otra, se estrenaron, entre otras obras teatrales, "300 millones", "La isla desierta", "Saverio el cruel", "El fabricante de fantasmas", "La fiesta del hierro".

En 1940 murió su esposa, y poco después Arlt se casó por segunda vez, con Elizabeth Shine.

En sus novelas como en sus cuentos, su temática giró en torno de la angustia, la hipocresía de la sociedad burguesa, la marginación, el aburrimiento, la miseria y los tabúes sexuales, y para desarrollarlos usó el lenguaje típico del porteño, con las características aportadas por el aluvión inmigratorio.

Fuente: Diario Hoy

Noticias de Literatura
Servicios de Literatura finalizadas
Servicios de Literatura finalizadas
Escuchá Radio De Tango
Novedades de Literatura
La Máquina de Susana, de Moira Irigoyen
¿Era ilusión, o juventud divino tesoro?
Ejercitación de las funciones ejecutivas
Paidós lanza al mercado una obra de suma utilidad para psicólogos, psicopedagogos y otros profesionales que aborden el entrenamiento cognitivo y ejecutivo.
La radio del norte

Seguinos

Twitter Facebook
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte Occidentes Escuchanos
©2010-2020 | occidentes.com.ar | Todos los derechos reservados | Diseño Web