Domingo
20
Septiembre
Occidentes

Nélida Piñon cerró ayer el homenaje que le ha dedicado esta semana la Casa de América.

La escritora de las mil máscaras


Llena de una contagiosa simpatía, con un gran sentido del humor, la escritora brasileña (nacida en Río de Janeiro en 1937) no tardó en establecer una tremenda cercanía con quienes se acercaron a escucharla y llenaron el salón de actos de la institución madrileña. A lo largo de su intervención tocó muchos palos. "Mientras elaboras tu obra y aún cuando conozcas los procedimientos que estás utilizando siempre surge el misterio. La fuerza poética surge cuando consigues escribir algo que no se puede traducir", dijo. "El ser humano no está partido en fragmentos, está costurado por múltiples experiencias y saberes. El desafío de la literatura es trasladar toda esa totalidad". "Empiezas a escribir en cuanto aprendes a leer. Lo haces cuando descubres que hay vida fuera de ti. Es cuando tienes que aprender a llegar a la humanidad del otro a partir de ti mismo".

Nélida Piñon estudió periodismo y se convirtió en la primera presidenta de la Academia Brasileña de las Letras. Ha ganado premios tan prestigiosos como el Juan Rulfo o el Príncipe de Asturias, pero lo más importante es su literatura, donde destacan novelas como La república de los sueños y Voces del desierto, ambas publicadas por Alfaguara. Ayer, viernes 11 de mayo, trató de literatura y habló de su obra, pero contó también cuestiones más personales. Se acordó de su pequeño perro: "soy una mujer emancipada, llena de amistadas y compromisos, pero ahora estoy enamorada de su mala educación, me asombra el desprecio que me tiene, su dulcura y su vulnerabilidad. No dejo ahora de decirme 'Nélida, edúcate, porque él es ahora el dueño de la casa".

También quiso retratarse: "Me siento muy múltiple, tengo muchas máscaras que voy sacando y poniendo según las modalidades de mi vida. Cada situación pide una máscara y los demás también hacen lo mismo. Ese intercambio de máscaras es la seducción".

Explicó también que no puede empezar ninguna novela de una manera "enloquecida" y que la música le ayuda a trabajar (celebró a Schubert y a Wagner y confesó que este verano tendrá 27 horas de Wagner en el Festival de Bayreuth); se acordó de su abuelo Daniel, un gallego que a los 13 años cruzó el Atlántico para empezar una nueva vida y al que tanto debe. Dijo ser disciplinada ("estudié en un colegio alemán") y confesó que la gran revolución de su vida se produjo cuando su madre, tras decirle "que era inteligente pero que no sabía hablar", la empujó a conquistar las palabras para expresar lo que llevaba dentro.

Con la lección maestra de ayer, la Casa de América terminó la serie de citas que ha dedicado a la escritora brasileña y en la que participaron, desde el martes, Julio Ortega, Carmen Iglesias, Benjamín Prado, Pedro Sorela y Carmen Riera, entre otros. "Cuando escribo, no pienso en el lector; si lo hiciera podría dejarme sobornar".

Por José Andrés Rojo

Fuente: El País

Noticias de Literatura
Servicios de Literatura finalizadas
Servicios de Literatura finalizadas
Escuchá Radio De Tango
Novedades de Literatura
La Máquina de Susana, de Moira Irigoyen
¿Era ilusión, o juventud divino tesoro?
Ejercitación de las funciones ejecutivas
Paidós lanza al mercado una obra de suma utilidad para psicólogos, psicopedagogos y otros profesionales que aborden el entrenamiento cognitivo y ejecutivo.
La radio del norte

Seguinos

Twitter Facebook
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte Occidentes Escuchanos
©2010-2020 | occidentes.com.ar | Todos los derechos reservados | Diseño Web