Domingo
23
Febrero
Occidentes

Una ceguera blanca se expande de manera fulminante, plantea Saramago

José Saramago y el ensayo sobre la ceguera


El simple hecho de concebir la posibilidad de estar en algún problema de ceguera nos crea miedo el cual que nos lleva a una psicosis, no somos caces de concebir un mundo sin imágenes, sin colores, un mundo completamente sensorial. Sería como iniciar a descubrir todo por completo.

Eso es lo que José Saramago, el Premio Nobel de Literatura en 1998, nos plantea, una ceguera blanca se expande de manera fulminante. Internados en cuarentena o perdidos por la ciudad, los ciegos deben enfrentarse a lo más primitivo de la especie humana: la voluntad de sobrevivir a cualquier precio.

Al recorres las paginas de este fantástico libro, iniciamos el andar por laberintos de soledad, desesperación, confusión, pues el hecho de que toda una comunidad sufra una gran epidemia de ceguera no es explicable para la ciencia huma, quizá lo sea para conciencia, el hecho de plantear una tesis de que el hombre cansado de vivir en un mundo que cada vez le resulta más ostil, inexplicable o confuso, y lo lleva a crea un mecanismo en su cerebro para poder escapar de ésta, su realidad, me hace pensar que el hombre teme convertirse en el Homo Videns de Sartori, aquel hombre que es dirigido y encaminado por los medios de comunicación para conseguir ciertos fines.

El poder ver a través de imágenes que producen las palabras, la descripción de un mundo donde el ser humano cae a lo más recóndito del abismo de la supervivencia y de la degeneración humana, hace detenernos y reflexionar, si ese mundo que describe el personaje de una mujer –que bien podría ser la conciencia humana- no forma ya parte del nuestro, ¿ya estaremos viviendo un ensayo sobre la ceguera y no nos hemos dado cuenta de ello?, pero no precisamente la ceguera de nuestros ojos, puede ser la de nuestra alma, nuestros oídos o de nuestros corazones.

Para salir de este mundo de paredes blancas es necesario recurrir a la conciencia humana, que será la única capaz de hacer ver al hombre lo que esta haciendo consigo mismo, con los demás pero sobretodo con el mundo que él habita.

Los personas de esta historio llegan a una conclusión verdaderamente desgarradora – que bien valdría la pena pudiéramos tomarla para nosotros - “creo que nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos, ciegos que ven, ciegos que, viendo no ven”.

Felipe Perrusquia

Fuente: Prensa Estatal

Noticias de Literatura
Servicios de Literatura finalizadas
Servicios de Literatura finalizadas
Escuchá Radio De Tango
Novedades de Literatura
La Máquina de Susana, de Moira Irigoyen
¿Era ilusión, o juventud divino tesoro?
Ejercitación de las funciones ejecutivas
Paidós lanza al mercado una obra de suma utilidad para psicólogos, psicopedagogos y otros profesionales que aborden el entrenamiento cognitivo y ejecutivo.
La radio del norte

Seguinos

Twitter Facebook
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte Occidentes Escuchanos
©2010-2020 | occidentes.com.ar | Todos los derechos reservados | Diseño Web