Domingo
23
Febrero
Occidentes

El precursor de la novela policiaca, será recordado este viernes, cuando se cumplan 198 años de su nacimiento, ocurrido el 19 de enero de 1809, en Boston, Massachussets.

Supo Edgar Allan Poe convertir su infortunio en literatura


México.- Escritor, poeta y crítico literario, el estadunidense Edgar Allan Poe, un maestro del relato corto de terror y de misterio; iniciador de la novela policiaca, será recordado este viernes, cuando se cumplan 198 años de su nacimiento, ocurrido el 19 de enero de 1809, en Boston, Massachussets.

Aunque su vida siempre estuvo maracada por el infortunio, Poe llegó a ser uno de los más reconocidos cuentistas de la historia de la literatura, a la que dejó célebres obras como “El Cuervo”, “El gato negro”, “La caída de la casa Usher” y “El escarabajo de oro”, entre otras.

De acuerdo con sus biógrafos, sus padres, actores de teatro itinerante, murieron cuando era un niño, y mientras él fue adoptado por John Allan, un hombre rico de negocios, que vivía en Richmond, Virginia, su hermana Rosalie fue criada en el seno de otra familia.

A los seis años Poe viajó con la familia Allan a Inglaterra, donde ingresó en un internado privado. Luego de regresar a Estados Unidos, en 1820, siguió estudiando en centros privados y asistió a la Universidad de Virginia durante un año.

Sin embargo, su padre adoptivo, disgustado por la afición del joven a la bebida y el juego, se negó a pagar sus deudas y lo obligó a trabajar como empleado.

Contrariando tal voluntad, Poe abandonó su nuevo trabajo, el cual detestaba, y viajó a Boston, donde publicó de manera anónima su primer libro “Tamerlán y otros poemas” (1827). Poco después se enlistó en el ejército, donde permaneció dos años.

En 1829 apareció su segundo libro de poemas “Al Aaraf” y se reconcilió con su padre, quien le consiguió un cargo en la Academia Militar, pero a los pocos meses fue despedido por negligencia en el deber, consiguiendo el repudio de su padre adoptivo para siempre.

Al año siguiente de publicar su tercer libro “Poemas” (1831), se trasladó a Baltimore, donde vivió con su tía y una sobrina de 11 años, Virginia Clemm.

En 1832, su cuento “Manuscrito encontrado en una botella” ganó un concurso patrocinado por el Baltimore Saturday Visitor, lo que lo impusó a continuar con la escritura.
De 1835 a 1837 fue redactor de Souther Baltimore Messenger y contrajo matrimonio con Clemm y durante la década siguiente, gran parte de la cual fue desgraciado a causa de una larga enfermedad, Poe trabajó como redactor para revistas en Filadelfia y Nueva York.
Entre la producción de Poe destaca una docena de poemas, por su impecable construcción literaria y por sus ritmos y temas obsesivos, tal es el caso de “El cuervo” (1845), donde el autor se siente abrumado por la melancolía y los augurios de la muerte.

Su dominio extraordinario del ritmo y el sonido se hace evidente en “Las Campanas” (1849), “El durmiente” (1831) que produce un estado de somnolencia, mientras que “Lenore” (1831) y “Anabel Lee” (1849) son elegías a la muerte de una hermoso joven.

La obra poética de Allan Poe refleja la influencia de otros poetas británicos y su interés romántico por lo oculto y lo diabólico al estilo del español Gustavo Adolfo Becker.

Su trabajo como redactor consistió en reseñar libros, escribiendo un significativo número de críticas, mientras que sus ensayos se hicieron famosos por el sarcasmo, ingenio y exposición de pretensiones literarias, que lo colocaron como uno de los mejores críticos literarios estadounidenses.

Poe, quien siempre deseó ser poeta pero debido a las necesidades económicas se inclinó por la prosa, fue el iniciador de la novela policiaca, del cual su relato más famoso es “El escarabajo de oro” (1843), que trata de la búsqueda de un tesoro enterrado.

“Los crímenes de la calle Morgue” (1841), “El misterio de Marie Rogt” (1843) y “La carta robada” (1844) también considerados como los predecesores de la moderna novela de misterio o policiaca.

Además de su soberbia construcción argumental, la mayoría de sus cuentos sobresalen por la morbidez de su inventiva, en este género destacan “La caída de la casa Usher” (1839), en el que tanto el argumento como los personajes acentúan la melancolía de su atmósfera.

“El pozo y el péndulo” (1842), un escalofriante relato de crueldad y tortura; “El corazón delator” (1843), donde un maniaco asesino es impelido por su inconsciente a confesar su culpa, y “El barril del amontillado” (1846), relato estremecedor de venganza.

En 1847 falleció su mujer y él mismo cayó enfermo, su corta vida estuvo siempre marcada por la depresión, su tendencia a la melancolía y su afición al alcohol y a las drogas que acabaron por destruirlo.

El último año de la vida de Poe aparecería su siniestro cuento “Hop-Fron” (1849) y su ensayo “Poetic Principle”. El escritor realizó varios viajes a Nueva York, Filadelfia, Richmond y retornó a Baltimore, donde fue encontrado inconsciente en la calle.

Hospitalizado en el “Washington College Hospital”, de Baltimore, Poe agonizó postrado en la cama, incapaz de recuperarse hasta su muerte, el 7 de octubre de 1849.

Fuente: Milenio

Noticias de Literatura
Servicios de Literatura finalizadas
Servicios de Literatura finalizadas
Escuchá Radio De Tango
Novedades de Literatura
La Máquina de Susana, de Moira Irigoyen
¿Era ilusión, o juventud divino tesoro?
Ejercitación de las funciones ejecutivas
Paidós lanza al mercado una obra de suma utilidad para psicólogos, psicopedagogos y otros profesionales que aborden el entrenamiento cognitivo y ejecutivo.
La radio del norte

Seguinos

Twitter Facebook
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte Occidentes Escuchanos
©2010-2020 | occidentes.com.ar | Todos los derechos reservados | Diseño Web