Martes
19
Octubre
Occidentes

María Kodama, celosa hasta después de muerto Borges

La mujer del escritor


Ahí están en las cenas de los certámenes literarios, calladas o parlanchinas, pero siempre maquilladas, recién salidas de la peluquería, con un gusto pronunciado por las mechas rubias. Mirando con orgullo al marido premiado o apretando consoladoras, casi soberbias, la mano del que no ha ganado. Hablando de otros escritores con mal disimulado desprecio, de otras mujeres de escritores con inquina.

Arquetipo

Se acumulan las afrentas: cuando no fueron invitadas a tal o cual evento, cuando tal famoso escritor apenas les dirigió la palabra en cierto acto social, cuando un crítico puso fatal la última novela del compañero mientras alababa la de otro contemporáneo notablemente inferior. Son un arquetipo social que cuenta con grandes personajes: desde la mujer de Zola, que tenía pactos con las encargadas de los burdeles a los que acudía éste para que no repitiera demasiado de pupila y así no se encariñara demasiado con ninguna; Elsa, la primera mujer de Borges, siempre quejosa de las atenciones que le dedicaban al marido, siempre reivindicando un papel preeminente en la vida de un hombre que claramente no la necesita, y tras ella, María Kodama, celosa hasta la paranoia de las amistades del escritor, celosa hasta después de muerto éste, cuando Bioy, su amigo del alma, el hombre que probablemente mejor conoció a Borges, publica su prolijo dietario en el que relata día a día con detalles estremecedores cincuenta años de amistad.
Hay algo trágico y triste en esas vidas entregadas al talento de otro, en esas vidas que parecen no existir sino a través del otro. Y lo terrible del caso es que esas mujeres, en muchos casos, de la noche a la mañana, se ven arrinconadas, porque cuanto más famoso es el escritor menos ganas tiene de estar con una mujer que le recuerda de dónde viene, quién es.

Cambios

Y entonces con la nueva mujer- trofeo, mucho más joven, la historia vuelve a repetirse, pero esta vez la nueva mujer, que ha pillado al escritor famoso ya mayor, tiene todas las de ganar, porque efectivamente le va a separar de sus amigos de siempre, le va a forzar a vestirse de Ralph Lauren, a comprar un chalet más grande con piscina interior climatizada y le va a controlar hasta el nivel de la botella de ron y el número de croquetas del aperitivo.
Ah, pero entonces, ¿qué clase de novela puede escribir un escritor sin amigos, vestido de Ralph Lauren, en un inmenso chalet, nadando en una piscina climatizada, sin croquetas y mirando una botella de ron con rayitas de bolígrafo?
Isabel Coixet

Fuente: Tiempo de Hoy

Noticias de Literatura
Servicios de Literatura finalizadas
Servicios de Literatura finalizadas
Escuchá Radio De Tango
Novedades de Literatura
Los Irreales, de Alba Vera Figueroa
No puedo más que recomendaros Los Irreales, un libro que conmueve, que agita y que nos confronta con la historia argentina y también la nuestra. Con un estilo contundente, audaz y delicado, Alba Vera Figueroa nos adentra magistralmente en ese costumbrismo argentino y el devenir de su historia.
Fantasmas Voraces,de Eugenia García
La historia se centra en Arsenio un político corrupto que por un lapso de tiempo vuelve al pueblo dónde pasaba sus veranos con su tía Therese. Un thriller político e intimista.
La radio del norte

Seguinos

Twitter Facebook
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte Occidentes Escuchanos
©2010-2021 | occidentes.com.ar | Todos los derechos reservados | Diseño Web