Lunes
24
Febrero
Occidentes

La escritora canadiense Alice Munro fue galardonada hoy con el Premio Nobel de Literatura 2013 por su "armonioso estilo de relatar, que se caracteriza por su claridad y realismo psicológico", según fundamentó la Academia Sueca en el fallo difundido hoy.

La escritora canadiense Alice Munro ganó el Nobel de Literatura


Minuciosa, sutil, poética, capaz de captar todas las facetas de la naturaleza humana y hasta de parecer cruel, la literatura de la escritora canadiense, de 82 años, está a la altura de la celebridad que promete la obtención del Premio Nobel de Literatura concedido hoy por la Academia Sueca, que la calificó de como la "maestra de los cuentos cortos contemporáneos".

"Es aclamada por su delicado arte de narrar, su claridad y su realismo psicológico. Es fantástica para describir al ser humano", fundamentó el jurado de la Academia Sueca el fallo que impuso a Munro por encima de las predicciones que también daban como favoritos al japonés Haruki Murakami y al estadounidense Philip Roth.

La autora de "Demasiada felicidad" recibió la llamada de la Academia Sueca y no pudo atenderla, por lo que los académicos le dejaron un mensaje en el contestador. Poco después se enteró de la noticia a través de su hija: "Mamá, ¡ganaste!", le anunció cuando en Ontario -donde reside- eran las 4 de la mañana.

Munro es autora de 12 colecciones de cuentos y llamó la atención por su precisión narrativa y la observación de emociones complejas a través de una exposición sencilla de la vida diaria en sus historias narradas en ambientes rurales.

"Es la mejor escritora de narrativa actualmente en actividad en América del Norte", sentenció el escritor Jonathan Franzen en su libro "Más afuera".

La escritora tiene una manera muy particular de abordar la narración de las circunstancias cotidianas, un territorio que domina y suele poblar con personajes cargados de esperanza y de desazón al mismo tiempo, que sienten, padecen y se distinguen por una universalidad que sobrepasa tiempos y espacios sin dificultad.

Galardonada antes con el Man Booker International Prize (le fue otorgado en 2009 por "la gran contribución de su obra al panorama literario mundial"), la autora construye relatos atravesados por la extrañeza en los que los acontecimientos funcionan como meras excusas para presentar personajes que reflexionan en voz alta sobre la relación entre memoria, presente y futuro.

Algo del espíritu pionero, de la resolución emprendedora y del destino asumido con resignación se encuentra en sus historias de gente resistente y carente de artificio, sin que la literatura haya hecho más que mostrarlos: Munro usa metáforas audaces y divertidas para retratar la mentalidad algo anticuada de personajes inspirados en su propia familia.

Artífice de "Demasiada felicidad", "Las lunas de Júpiter", "El amor de una mujer generosa" o "Odio, amistad, noviazgo, amor, matrimonio" -que en la Argentina tradujo el escritor Marcelo Cohen- Munro vivió los primeros años de su vida en una granja al oeste de Ontario, en condiciones de precariedad económica.

Ha tenido una infancia claustrofóbica, en un mundo que -según confesó alguna vez- seguía viviendo como en el siglo XIX a mitad del XX.

Hacia los 60 ya estaba casada, vivía en Vancouver, era ama de casa y, en un momento de insatisfacción, empezó a escribir relatos a la hora de la siesta de sus hijos.

Jorge Luis Borges, Javier Marías, Alberto Manguel, Mario Vargas Llosa y García Márquez son algunos de los escritores predilectos de esta lectora voraz que consiguió una beca para la universidad - algo raro entre las mujeres de su entorno- se licenció, y allí ya empezó a escribir cuentos. Luego lo abandonó por el cuidado de la familia. Se casó en 1951 y se fue a Vancouver.

Después, y ya con tres hijas, se trasladó a Victoria con su marido, que llevaba adelante una librería, pero ella decidió divorciarse y eligió seguir su vocación literaria.

"Era la sociedad la que consideraba a las mujeres negligentes por hacer algo tan extravagante como escribir, aunque encontré a muchas amigas que leían en secreto y nos lo pasábamos muy bien", contó en una entrevista a la revista New Yorker.

"La vida de la gente es suficientemente interesante si consigues captarla tal cual es: monótona, sencilla, increíble, insondable". Esa es su fórmula para escribir. Sencilla en el enunciado, profunda en el abordaje y en la belleza de sus textos.

La infancia, lo imprevisible, la vida cotidiana, las mujeres, las dudas, las equivocaciones, las relaciones familiares o las personas sin brillo que pueblan la vida de cualquier lugar se hacen protagonistas de los relatos de esta escritora, que sugiere y dice mucho más de lo que aparece escrito en las páginas de sus libros.

En la Argentina hay actualmente disponibles en librerías varios de sus títulos, como "Secreto a voces" (Del Nuevo Extremo), "Progreso del amor" (RBA editores) y "La vida de las mujeres", una novela editada por Lumen.

A principio de este año, el sello Random House Mondadori publicó "Mi vida querida", una colección de cuentos donde explora el mundo del amor, sus encantos y desencantos, sus alegrías y decepciones, sus gozos y sombras, con la misma o superior pericia que narradoras más jóvenes y acaso no tan prolíficas.

En una entrevista concedida hace cuatro años al periódico español La Vanguardia, Munro indicó que le cuesta sostener una vida normal.

"He escrito tantos años que no sé hacer nada más -señaló-. Sé que soy feliz cuando me viene una idea y puedo ponerme a trabajar de manera estructurada, y sé también que no soy muy buena tomando vacaciones".

Hace tres años confesó que padecía cáncer y el pasado mes de junio anunció en una entrevista concedida al canadiense National Post que probablemente no volvería a escribir "nunca más". Hoy sostuvo que el premio no le va a hacer reconsiderar esta decisión porque se está volviendo "más vieja".

 

Fuente: Télam

Noticias de Literatura
Servicios de Literatura finalizadas
Servicios de Literatura finalizadas
Escuchá Radio De Tango
Novedades de Literatura
La Máquina de Susana, de Moira Irigoyen
¿Era ilusión, o juventud divino tesoro?
Ejercitación de las funciones ejecutivas
Paidós lanza al mercado una obra de suma utilidad para psicólogos, psicopedagogos y otros profesionales que aborden el entrenamiento cognitivo y ejecutivo.
La radio del norte

Seguinos

Twitter Facebook
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte Occidentes Escuchanos
©2010-2020 | occidentes.com.ar | Todos los derechos reservados | Diseño Web