Martes
22
Octubre
Occidentes

Escritores reunidos en la XXI Feria Internacional del Libro de Guadalajara consideran que el arte reside en evitar ser un predicador, permitiéndose que la creatividad se desborde.

La novela latinoamericana ¿debe volver al compromiso social explícito?


"Toda la literatura es de compromiso social porque cuando tú narras el mundo en el que vives haces una crítica y al mismo tiempo eres cómplice; amas y también juzgas", dice la mexicana Ángeles Mastretta, autora de "Arráncame la vida" y premio Rómulo Gallegos por "Mal de amores" (1996).

"Aunque la literatura que es de compromiso de manera muy explícita puede ser muy aburrida. El compromiso debe expresarse de manera cabal pero implícitamente", añade la escritora, que presentará en la feria el libro "Maridos" y está considerada una de las representantes de las luchas feministas de México.

"Una novela debe mostrar todo y no demostrar nada porque el autor corre el riesgo de convertirse en un predicador", enfatiza el mexicano Gonzalo Celorio, recreador de la nostalgia, con una marcada inclinación por la crónica, y autor de "Modus periendi" (1983) y "Para la asistencia pública" (1985), entre otros.

"Desconfío de los novelistas que escriben con un objetivo diferente al de contar una historia; desde los que hacen experimentos lingüísiticos hasta los que exponen una tesis política. Las novelas con intenciones preliterarias no me interesan para nada porque pertenecen a ese género de 'predicadores'", añade el poeta y escritor colombiano Darío Jaramillo.

En "Los Miserables", de Víctor Hugo, "ciertamente hay posiciones políticas pero su genialidad radica en que esas posiciones se cruzan con historias fantásticas", remata Jaramillo.

"Las novelas más imaginativas son novelas que también reflejan una realidad social, como 'La Metamorfosis' de Kafka, pero no es su principal objetivo", añade Celorio.

"Lo que me parece maravilloso es que la novela no tenga, como tuvo en algún momento, como en los años 60 y 70, la obligatoriedad de ser de compromiso social porque entonces el ejercicio literario, que debe ser totalmente libre, se convierte en una subordinación política", insiste Celorio.

La polémica sobre la vigencia del "boom" de la literatura latinoamericana de los años 60 y 70, representada entre otros por Julio Cortázar y Gabriel García Márquez, regresa en cada acontecimiento donde se dan cita escritores de la región, como en Guadalajara.

El mexicano Héctor Aguilar Camín, historiador, periodista y autor de "Morir en el golfo" (1980) y "La decadencia del dragón" (1983) apunta: "El talento literario es independiente, el que es buen escritor puede ocuparse de cualquier cosa, incluso de literatura de compromiso social".

Aguilar presentará en la Feria de Guadalajara "La provincia perdida", el libro que más le ha gustado escribir porque ha sido su obra menos política y la que más se acerca a la fantasía.

Fuente: AFP

Noticias de Literatura
Servicios de Literatura finalizadas
Servicios de Literatura finalizadas
Escuchá Radio De Tango
Novedades de Literatura
La Máquina de Susana, de Moira Irigoyen
¿Era ilusión, o juventud divino tesoro?
Ejercitación de las funciones ejecutivas
Paidós lanza al mercado una obra de suma utilidad para psicólogos, psicopedagogos y otros profesionales que aborden el entrenamiento cognitivo y ejecutivo.
La radio del norte

Seguinos

Twitter Facebook
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte Occidentes Escuchanos
©2010-2019 | occidentes.com.ar | Todos los derechos reservados | Diseño Web