Martes
12
Noviembre
Occidentes

Por segundo año consecutivo, la librería Cúspide del Complejo Village Recoleta reunió ayer por la tarde a escritores y lectores para posibilitar un contacto directo con objeto de promocionar la narrativa argentina y, así, potenciar su visibilidad.

Escritores y lectores se dieron un gusto


A partir de las 18 empezaron a desfilar las figuras de Tomás Abraham, Leopoldo Brizuela, Pacho O Donnell, Ana María Shua, Luisa Valenzuela, María Rosa Lojo, Josefina Licitra, Juan José Sebreli, entre muchos otros autores argentinos de distintas generaciones que fueron mezclándose con un público también variado y decidido a mirar libros y escuchar voces.

"Mi idea desde el año pasado es fomentar a nuestros autores y su literatura de una manera informal. Todo este mes estuvo dedicado a la literatura argentina, por lo cual priorizamos su exhibición", comentó Fredy Paul Aballa, encargado de la sucursal de Cúspide de Recoleta y quien ideó el año pasado esta convocatoria.

De esta forma, el encuentro de ayer fue el broche de oro con "El día del autor argentino", de todo un mes en que las voces locales tuvieron prioridad.

La escritora Luisa Valenzuela destacó la iniciativa y expresó que "los lectores quieren conocer al autor y se emocionan de poder tener un contacto más directo, más humano". También el escritor Juan José Sebreli opinó que "a los lectores les gusta conocer a los autores". En tanto, para María Rosa Lojo, eventos como el de ayer "naturalizan la relación con el público" y permiten que se continúe esa experiencia que se da durante la Feria del Libro.

Además, tanto Lojo como Valenzuela coincidieron en que debería haber en las librerías siempre mesas especialmente destinadas a literatura argentina.

El placer del encuentro

Para el escritor Alberto Laiseca, "la literatura en general, no sólo la argentina, tiene pocos lectores". Consideró "alarmante" dicha situación y por eso expresó que le gusta todo lo que se haga para que haya un encuentro entre escritores y lectores.

Esta segunda edición tuvo como nueva modalidad que cada uno de los escritores a su turno pasó a leer algún fragmento de uno de sus libros. El público, entre el cual había muchos jóvenes, comenzó escuchando las palabras de pie hasta que, en un momento, decidió sentarse en el piso, en un gesto que hizo aún más distendido el encuentro y le dio esa atmósfera literaria particular que genera la oralidad.

El escritor Carlos Chernov fue el primero en ser convocado para leer. En total participaron más de 30 escritores, que convocaron a unas 150 personas, las cuales, además de escucharlos y conversar, iban y venían de las mesas destinadas exclusivamente a la exhibición de libros argentinos.

"Está bien que se vea que detrás de un libro hay una persona y no un cerebro todopoderoso que llena páginas", dijo la joven escritora Josefina Licitra. Otro joven narrador, Juan Terranova, también presente ayer, tuvo su momento de lector, ya que dijo que le había gustado poder saludar a Pacho O Donnell, a quien consideraba "un grande".

O Donnell, al ser consultado sobre el encuentro, estimó que "es bueno en términos de acercamiento" y consideró que generar esa cercanía no es fácil. En un momento se le ocurrió una idea para potenciar el vínculo: "Sería bueno que las librerías tuvieran los mails de los escritores" y que se los pasaran a los lectores interesados en contactarlos.

En una mesa, una lectora estaba leyendo un libro del filósofo Tomás Abraham. Al rato, era el propio Abraham quien estaba leyendo uno de sus libros. Ese efecto casi mágico se repitió durante la tarde, que en la medida en que se volvía más fresca afuera iba tornándose más cálida en el interior de la librería.

Entre el público había niños que estaban junto con sus padres y no perdieron la oportunidad de buscar algún libro para su edad. Entre los grandes estaban quienes se habían acercado a la librería para ver a un autor en particular y quienes simplemente querían escuchar hablar a esas personas que son los escritores, sin ninguna preferencia en especial.

La ocasión expandía las posibilidades de acercarse a la narrativa argentina más allá de los nombres que ayer se hicieron presentes. Una señora leía El beso de la mujer araña y más allá se extendían verticales los cuentos de Jorge Luis Borges, la poesía de Oliverio Girondo, los relatos de Cortázar.

"La idea es convocar a la gente para apoyar la literatura nacional", dijo Gonzalo Fasanella, uno de los organizadores de Cúspide. Los escritores convocados pertenecen a distintas editoriales que se sumaron a la propuesta de la librería. Este año fueron más autores y lectores los que estuvieron presentes, lo cual generó entusiasmo entre los organizadores.

También estuvieron ayer los escritores Jorge Fernández Díaz, Juan Sasturain, Florencia Abbate, Claudia Piñeiro, Matilde Sánchez, Esther Cross, Alejandro Vaccaro y Silvia Plager, entre otros.

Los autores iban y venían, dialogaban amenamente entre ellos y muchos tenían en sus manos su último libro publicado. Los lectores miraban con ojos grandes sus rostros, sus movimientos y las tapas de los libros argentinos que tenían el lugar destacado que se merecen.

Por Laura Casanovas

Fuente: La Nación

Noticias de Literatura
Servicios de Literatura finalizadas
Servicios de Literatura finalizadas
Escuchá Radio De Tango
Novedades de Literatura
La Máquina de Susana, de Moira Irigoyen
¿Era ilusión, o juventud divino tesoro?
Ejercitación de las funciones ejecutivas
Paidós lanza al mercado una obra de suma utilidad para psicólogos, psicopedagogos y otros profesionales que aborden el entrenamiento cognitivo y ejecutivo.
La radio del norte

Seguinos

Twitter Facebook
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte Occidentes Escuchanos
©2010-2019 | occidentes.com.ar | Todos los derechos reservados | Diseño Web