Miércoles
22
Noviembre
Occidentes

Del Moral estaba en Barcelona como enviado de la revista L'Humanite para captar el momento histórico pero Miró lo cambió todo: "A partir de ese momento, decidí centrarme en los pintores y sus estudios".

Jean Marie Del Molar, el fotógrafo de los pintores


Corría el año 1976. Acababa de morir Franco y en Barcelona reinaba un ambiente de euforia. "Yo no sabía que Miró no toleraba que hubiese gente en su taller, así que se lo pedí y me dijo que sí. Creo que le caí bien o quizás fue la felicidad del momento... Días después me recibió en Palma de Mallorca. Se sentó en una mecedora, absorto en sus pensamientos y, durante la hora y media que permanecí en su taller, no me dirigió una sola palabra".

Quien habla es Jean Marie del Moral (Francia, 1952), fotógrafo que ha dedicado los últimos 30 años de su vida a plasmar en imágenes el entorno íntimo de los artistas más cotizados del siglo XX. Fue ese encuentro con Miró el que le cambió la vida. Y eso, a pesar de que no fue demasiado alentador. "Salí de allí eufórico, pensando que se podía ver el mundo de otra manera", recuerda.

Del Moral estaba en Barcelona como enviado de la revista L'Humanite para captar el momento histórico, antes había trabajado en Montreal y Nueva York para publicaciones como 'Fortune', pero Miró lo cambió todo: "A partir de ese momento, decidí centrarme en los pintores y sus estudios".

Hijo de exiliados españoles, hizo un primer acercamiento a los artistas también refugiados que residían en Francia en los años 70 y principios de los 80, como Baltasar Lobo -"Eran exiliados políticos, gente maravillosa"-. Después llegó la generación de Tàpies, y más tarde, José María Sicilia, Miquel Barceló... "Es una cadena, al principio me centré en los españoles, pero después me abrí a artistas internacionales como Yvon Lambert o Richard Texier".

"Es fascinante ver cómo el estudio se convierte en depósito mental de un pintor. Cómo un objeto aparece, cambia de sitio, desaparece... Hay muchos que guardan un orden militar, casi obsesivo; otros, en cambio, son un caos, como Barceló, que tiene un estudio repleto de objetos, de animales, de legumbres, de textos en la pared... Y suele guardar una relación directa con su obra. Los minimalistas, por ejemplo, acostumbran a tener estudios blancos, con mucha luz y pocos muebles", explica.

Saura, del barrio chino de París, a Cuenca

A lo largo de todos estos años, Del Moral ha paseado su cámara por el entorno más íntimo de estos artistas, ha sido consciente de su genialidad, pero también de sus manías y frustraciones. Lo recuerda con nombres y apellidos. Por ejemplo, los de Antonio Saura, que tenía un estudio en un apartamento muy pequeño del barrio chino de París con dos habitaciones y vistas preciosas sobre la ciudad, y otro en Cuenca completamente distinto, en una casona del siglo XVIII con vistas a la montaña.

O los de Miquel Barceló, al que conoció en 1985 y ha acompañado por todo el mundo, como se recoge en la obra 'Barceló, detrás del espejo', recién editada por La Fábrica [Vea las imágenes]. "Me fascinó su energía. Él está en el estudio, con su lienzo en el suelo. Pone música, enciende un cigarrillo, se toma una cerveza y empieza a pintar. Parece que está haciendo algo muy sencillo y es extraordinario. Para, mira largamente su obra, observa y sigue... Y, de repente, surge la magia y ves las figuras aparecer", rememora emocionado Del Moral.

También se acuerda con cariño de Robert Motherwell, representante del expresionismo abstracto norteamericano, con el que acabó emborrachándose a base de Burdeos.

Aunque resulte extraño, no le ha sido difícil convencer a tanto genio de que le permita invadir su intimidad. "Depende mucho de como te comportas, de tu trabajo previo. Si lo habían visto, muy pocos me han dicho que no. Aunque, claro, hay algunos a los que no me he atrevido ni preguntar. Es muy importante que estemos relajados, se establece una relación muy compleja". Con algunos, como Barceló y Saura, incluso ha terminado siendo amigo.

Jean Marie del Moral ha reflejado este trabajo en libros sobre los estudios de Miró, Picasso y Van Gogh. Ahora tiene elabora una nueva obra, 'Entre artistas', en la que recopilará tantos años de experiencia. Y ya tiene en mente su siguiente "víctima": James Bishop, al que conoció en una exposición. "Hace unos días, en la biblioteca, encontré un catálogo de su obra. Pienso llamarle la semana que viene".

Por Raquel Quílez

Fuente: El Mundo

Noticias de Plástica
Servicios de Plástica finalizadas
Servicios de Literatura finalizadas
Escuchá Radio De Tango
Novedades de Plástica
Comenzó una nueva edición de la Bienal de Arte Joven
La primera jornada de esta maratón de arte arrancó con una fiesta que involucró a más de 20 músicos y 40 bailarines. Referentes del campo artístico-cultural estuvieron presentes en el día 1 de esta intensa y creativa Bienal de la que participan más de 800 jóvenes y que este año durará 7 días.
Llega la Bienal al Recoleta
Entre el 25 de septiembre y el 1 de octubre llega la Bienal, una maratón de arte con más de 180 actividades en toda la Ciudad, con sede central en el Centro Cultural Recoleta.
La radio del norte

Seguinos

Twitter Facebook
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte EscribirteOccidentesEscuchanos
©2010-2017 | www.occidentes.com.ar | Todos los derechos reservados | Diseño Web