Martes
21
Noviembre
Occidentes

Tango Corrupto llega a Córdoba y te lleva en 2x4 a un impensado viaje, en el que hermana al tango con letras nacidas para otros ritmos. Hablamos con Oscar Lajad, uno de los choferes.

Tango Corrupto: tracción simple


La música nos lleva. Propone un viaje al que todos están invitados. Y es un vehículo todo terreno, a pesar que es 2x4. El tango pone el ritmo. Pero las letras vienen de otros lares. Y lares impensados. Ahí está el secreto de Tango Corrupto, uno de los espectáculos diferentes que tiene la temporada teatral de Villa Carlos Paz, y que este martes 14 llega a Córdoba.

Con el Día de los Enamorados como excusa, el show que combina la música ciudadana con la lírica de otros estilos llega a Studio Theater, a partir de las 22, con entradas a 300 pesos, que se pueden adquirir en Edén.

Oscar Lajad es la voz masculina del show. Desde su Salta natal llegó a Buenos Aires para desarrollar su carrera artística. Y vaya que lo hizo. Se planteó darle una vuelta a su suerte como cantor de tango y, casi como un juego, encontró una variable que le dio génesis a este éxito.

"Empezamos a buscar y entre material que yo tenía de un espectáculo concert, que hice antes, de humor, tenía una versión de Rafaella Carrá hecha tango. Era tango, que se rompía y se volvía la canción de ella, con ritmo y todo. Nos gustó la idea y decidimos hacer, primero, tres temas populares, versionados a tango para ver qué pasaba; si nos atraía, si nos llenaba. Nos empezó a divertir, a gustar y así llegamos a un repertorio de 14 canciones, en principio. Ahora son más. Por suerte, se ve que a la gente también le gustó", le contó Oscar a Día a Día.

-Supongo que esto empezó como un juego. ¿Dónde estuvo el límite para respetar el espíritu de la canción original y los lineamientos que tiene el tango?

-Arrancó como un divertimento, pero muy en primera instancia. Lo que siempre hicimos es crear una música de calidad, que no quede en el chiste de conocer el tema. Nos juntamos con Gustavo Calabrese, que es nuestro arreglador musical, y él empezó a concretar las ideas que teníamos y a darle estilos musicales que íbamos buscando. Algunos son más cercanos a Piazzolla, otros a D Arienzo, otros más tirando a los que hacía Alberto Castillo, valsecitos criollos, milongas. Había que darle estilo y calidad musical. Se hizo hincapié para que la gente, además del divertimento, el que no conozca el tema o no descubra qué canción es se lleve un buen tango. Es algo que nos pasa con los turistas que vienen de afuera y no conocen el repertorio local, que vieron un excelente espectáculo de tango.

-Hay una apuesta por la apertura. Se escucha tango, pero se cantan canciones de otros ritmos. ¿Cómo es el público? ¿Hay diversos públicos?

-Sí; hay gente grande que los disfruta horrores, que es gente que escuchó mucho tango. Ahora se divierten escuchando y vos ves que ponen cara como de qué tango será ese... Hasta que se dan cuenta que es un tema de Gilda, o de Rodrigo, o de La Mona. Y te miran como diciendo mirá el tangazo que resultó ser. Después, tenés gente joven que, cuando termina el espectáculo, te dice por fin vi un show de tangos en el que me sé todas las letras. Jaja. Se vuelve algo muy familiar, muy entretenido para todos y hasta interactivo, porque todo el tiempo están tratando de ver qué canción es y después la disfrutan. Pasa que las letras por ahí pasan un poco desapercibidas en ritmo de cumbia. Son canciones que las bailás pero no le prestás tanta atención a la letra. En tango o milonga, la letra cobra otra relevancia y te pega de otra manera.

-¿Le ponen un poco de buena onda al tango? Porque es un ritmo que está muy emparentado con que la mina te dejó o que te quedaste sin nada...

-Jaja. Justamente, le pone un divertimento extra. Pero también te lleva un poco a lo que era el tango, en sus comienzos y en su época de furor. Era la música del pueblo y contaba todo lo que le pasaba a la gente. No sólo eran tangos melancólicos, dramáticos. También los hay divertidos; Alberto Castillo cantaba Siga el baile, siga el baile... Había otros prostibularios. Era música muy divertida también. Había del tipo programático y también cómicos. Después, algunos intérpretes se empezaron a enamorar más de lo melodramático y eso fue lo que terminó prevaleciendo. Pero nosotros mostramos un costado divertido; el tango también puede ser una fiesta, como decimos. No es sólo música para darnos la cabeza contra la pared. Jeje.

 

Fuente: Día a día

Noticias de Música
Servicios de Música finalizadas
Servicios de Literatura finalizadas
Escuchá Radio De Tango
Novedades de Música
Maxi Oliva en las noches de folklore de HCD de San Isidro
El cantante sanisidrense, que interpreta un repertorio popular argentinos que incluye tangos y ritmos de varias regiones del país, se presentará junto a artistas invitados el sábado 15 de julio, desde las 20, en el Concejo Deliberante de San Isidro (25 de Mayo 459). Entrada gratuita
Laura Albarracín asume "Sin lágrimas" su nuevo presente en el tango
Con solvencia, un gran dominio de la voz y una interpretación sentida, encara un cancionero de tangos populares como “Yuyo verde” y “Arrabal amargo", entre otros.
La radio del norte

Seguinos

Twitter Facebook
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte EscribirteOccidentesEscuchanos
©2010-2017 | www.occidentes.com.ar | Todos los derechos reservados | Diseño Web